El pirata descubierto

El gavilán campea en Cañada Real

La buena conservación del entorno facilita la recuperación de pequeñas rapaces propias de masas forestales

Félix Rodríguez de la Fuente llamó al azor "pirata de la espesura", pero el gavilán puede compartir este apelativo con toda propiedad. Entre la vegetación de los bosques mixtos de fresnos, pinos y robles de la sierra de Guadarrama, es muy difícil descubrir a este valiente cazador; perfectamente mimetizado, rápido como una exhalación, pegado al terreno, el ataque del gavilán culmina sin que su presa haya tenido tiempo de ver de dónde venía.

Aunque sus pequeño tamaño hace de mirlos, estorninos y zorzales su presa favorira, su bravura le lleva en ocasiones a cazar piezas mucho más fuertes, como palomas y tórtolas.  Este ha sido el caso que ahora desvelamos: nuestro amigo Marian Cujba tuvo la oportunidad de descubrir al pirata cazando una tórtola, en la mismísima pradera de entrada a nuestro centro.

La secuencia, tomada con un teléfono móvil el domingo 17 de febrero a primera hora de la mañana, supone un documento interesantísimo de gran valor, a pesar de que los medios disponibles no permitieran obtener imágenes de gran calidad. Quizá lo más llamativo sea comprobar cómo cualquier visitante de Cañada, además de contemplar a nuestros "residentes", puede disfrutar de un entorno en el que animales tan esquivos como el gavilán campean en total libertad. La única condición es agudizar los sentidos y no delatar nuestra presencia estrepitósamente.2

 


últimas actividades