La lacra del expolio y la tenencia en cautividad

siria

Esta joven e imponente hembra de Azor es Siria. Como muchas otras aves rapaces, generalmente usadas en cetrería, fue expoliada de su nido, robada de la naturaleza para ser vendida, o bien, para pasar a formar parte de la colección de algún cetrero ilegal, o de alguien sin experiencia que pretendía serlo, a juzgar por el estado en que Siria ingresó.

Cuando llegó a Cañada Real, contando con sólo un año de vida, tenía las plumas primarias de ambas alas y de la cola, cortadas al ras, señal inequívoca de haber vivido en una jaula o caja. No sabía comer presas grandes y presentaba un comportamiento alterado aunque no mostraba miedo a los humanos, sino un estado general de ansiedad y fijación por lanzarse a los pies de quienes nos acercábamos.

Esta alteración del comportamiento es propia de animales que son mantenidos en cautividad y que, en muchos casos, como Siria, son irreversibles.Esta situación se repite de la misma forma con cualquier animal salvaje tratado de la misma manera, desde un gorrión a una gran rapaz, pasando por un jabalí o un zorro.

En muchas ocasiones, sus bienintencionados captores, que los encuentran como pollos o crías en apariencia desvalidos, pasan a ser sus verdugos condenándoles para siempre. Las crías en el campo no están abandonadas, tienes padres que las cuidan.

Si encuentras un animal salvaje herido, tráenoslo o bien contacta con un Centro de Recuperación.

No intentes criar ni acoger ningún animal salvaje en casa.  Alterarás su comportamiento e interferirás en su desarrollo.  

 

últimas actividades