El ecoturismo deja 400.000 € en la sierra de la Culebra, frente a los 40.000 de la caza.

 

El lobo da dinero.

El “ecoturismo” es un fenómeno en alza que proporciona importantes ingresos en zonas económicamente deprimidas, en las que la ganadería y agricultura han decaído drásticamente y las poblaciones humanas van desapareciendo.

 

En una entrevista de la agencia EFE publicada el pasado mes de abril por el Diario de Navarra, el conocido biólogo naturalista Javier Talegón desvela que según un estudio elaborado en casas rurales de la comarca de la Culebra en 2012, “ el 46 % de la ocupación media es atribuible al lobo, con una pernoctación media de 2,18 noches por viaje. Esto supone unos 440.000 euros sólo en comer y en dormir, una buena inyección para la economía local, que supera de largo los cerca de 40.000 euros que deja la caza".
No es sólo esa comarca zamorana la que recibe pingües beneficios por la presencia del lobo. Según publica José María Campos en El Diario de León, los visitantes que acuden a la montaña de Riaño a ver especies autóctonas, dejan cada temporada más de 100.000 € directos, cantidad que supera la producida por los daños atribuibles al lobo, según afirma Iñaki Reyero, gerente de la empresa Wildwatching España, quien añade que son más de mil personas de diferentes puntos del mundo las que cada año contratan con agencias europeas paquetes turísticos para ver al lobo en Riaño. El 80% de los ingresos generados de esta forma, se quedaría en la comarca leonesa.
Reyero tiene en su empresa a cuatro empleados dedicados a buscar el rastro del lobo y estudiar su hábitat y costumbres, que han podido comprobar un fuerte declive en los grupos reproductores, debido especialmente a la acción de los cazadores furtivos, que han llegado a exterminar manadas enteras. El descenso de manadas de lobo en las montañas cántabras podría llegar a la mitad de los clanes que existían hace sólo cuatro años. Malas noticias para la salud ambiental de la Cordillera… y para su economía.

 

 

últimas actividades