Nace un pollo de buitre en Cañada Real

pollito2

El segundo pollo de Colasa, la hembra de buitre leonado,  ha salido del huevo hace una semana y se desarrolla con completa normalidad

Hace ya 23 años desde que llagó a Cañada Nico, un buitre leonado adulto, recogido con una lesión producida por disparo en el ala izquierda. Esta herida suponía que Nico ya no podría volver a volar nunca más.

Sin embargo, Nico, uno de los “fundadores” de Cañada Real,  se adaptó con una rapidez pasmosa al que ya iba a ser su hogar. Se acostumbró a deambular con total libertad por toda la finca, estableciéndose entre el animal, sus cuidadores, y los visitantes una relación muy especial. Pese a ello, llegó el momento en el que hubo que mantenerle dentro de una instalación adecuada, y cambió su compañía humana habitual, por la de dos congéneres procedentes de Ávila y Burgos.

Al cabo de un par de años, descubrimos con sorpresa y alegría que Colasa, la burgalesa, estaba empollando un huevo, que resultó fértil, y del que salió un precioso pollo. Este pollo, pasados tres meses y ya emplumado, fue recogido por GREFA para ser liberado en Bulgaria. Fue un momento triste y alegre al mismo tiempo: la tristeza de la despedida se compensaba sabiendo que el nuevo buitre estaba destinado a repoblar zonas de Europa donde estas aves son ya muy escasas.

Esperamos que este pollo, el segundo que Colasa consigue sacar adelante, siga los pasos de su hermano mayor, confirmando que Nico, aún privado de la libertad, contribuye a perpetuar su especie.

Los lobos no quieren aullar.

GRUPO AULLANDOLos lobos suelen aullar para marcar su cazadero, para reunir la manada, y a veces sin motivo aparente, como si les gustase  -¿quién sabe?- dejar oír su melancólico canto. En Cañada estimulamos con frecuencia este comportamiento, aullando nosotros mismos y esperando su respuesta, con la consiguiente sorpresa y emoción de nuestros visitantes.

 Sin embargo, hace ya algunos días desde que la manada ignora nuestro reclamo, permaneciendo en silencio. El motivo no es que se hayan cansado de aullar para el disfrute del personal (aunque tendrían todo el derecho para ello), sino que con el fin del invierno, la loba dominante entra en celo, y esto trastorna el comportamiento de toda la manada.

 Unos días antes de que la hembra sea fértil, el lobo dominante será su sombra, impidiendo a otros machos que se acerquen a la loba, lo que lleva a una sucesión de marcajes y de estrés entre todos los miembros del clan. Las cópulas entre la pareja alfa se repetirán durante los tres días en los que la hembra será fértil, permaneciendo juntos hasta en las horas de sueño, y dispensándose mutuamente muestras de afecto y cariño.

 Todo este ajetreo hace que a los lobos se les olvide casi hasta comer, así que durante este periodo (unas pocas semanas), no es de extrañar que no estén para aullidos ni otras fiestas.

Al cabo de estas semanas, la manada volverá a la “normalidad”, y  pronto podremos volver a oír el canto del lobo.


Los ciervos ya han desmogado.

desmogueEl otoño y el invierno tan secos que hemos tenido han alterado mucho a animales como los ciervos, que han retrasado su celo hasta el punto de que les hemos oído berrear hasta en el mes de marzo, cuando lo normal es que la berrea comienze con las primeras lluvias del otoño y no se prolongue más allá de esta estación.

Sin embargo, la naturaleza termina por imponer su ciclo y con la primavera llega el desmogue. El desmogue no es otra cosa que la pérdida de las cuernas óseas de los machos -recordemos que  las hembras no tienen-. Desde ese mismo momento, el animal empieza a desarrollar nuevas cuernas de tejido cartilaginoso y con riego sanguíneo, cubiertas y protegidas por un epitelio que perderán cuando el cartílago se haya desarrollado completamente y calcificado hasta convertirse en hueso. En ese momento, la cuerna nueva estará en sus mejores condiciones para el combate de los grandes machos, precisamente coincidiendo con el celo y el otoño, cerrándose de esta forma el ciclo.

Humus de lombriz: el fertilizante más natural

lombrizCañada Real ha empezado esta primavera a producir humus de lombriz. Las lombrices rojas cumplen una función fundamental en el mantenimiento del ecosistema, transformando la materia orgánica en descomposición en nutrientes óptimos para el mantenimiento de la cubierta vegetal. Además permiten la aireración del sustrato, facilitando el correcto desarrollo de las plantas.

Los fertilizantes industriales terminan por agotar la fertilidad de la tierra, además de cargarla de componentes que pueden resultar tóxicos para los seres vivos. Sin embargo, la obtención de humus de lombriz es una labor al alcance de cualquiera, tan sólo necesitaremos los desechos del jardín que de otra forma terminarían en la basura (hojas secas, césped cortado, etcétera).

La producción de humus a partir del compost vegetal, además de una excelente forma de reciclar, permitirá a nuestras plantas crecer de forma más equilibrada y sana. Cañada se propone, además de autoabastecerse de este apreciado componente natural, realizar talleres de lombricultura destinados a nuestros visitantes.

Las primeras flores de Cañada

crataegusmonA la explosión de color con que se visten los bosques en otoño, sigue el reinado de los tonos grises y apagados del invierno.  Esta monotonía empieza a romperse hacia el fin de la temporada fría, con la floración precoz de especies de rosáceas tan vistosas y conocidas como el almendro, quien nos ofrece el espectáculo de sus flores blancas y rosadas cuando aún han no brotado las hojas.

Otra rosácea, abundante en Cañada y en la Península, es el espino albar (Crataegus monogyna), más conocido como majuelo.

Aún no se ha retirado la nieve invernal y  las pequeñas flores blancas del majuelo, sutilmente perfumadas, nos avanzan la llegada de la primavera. Ya en el los meses de mayo y junio, nos ofrecerá sus frutos carnosos dispuestos como pendientes, cargados de vitamina C y de suave sabor afrutado.

últimas actividades