Cabecera_ProyectoEducativo

Existe un sector de la población, que habitualmente se desenvuelve en el medio urbano y que tiene grandes lagunas respecto al conocimiento del medio natural. Los motivos de este desconocimiento se deben, en algunos casos por serle totalmente ajeno, en otros por haberlo abandonado hace mucho tiempo, en otros, quizás por falta de información o simplemente por carecer de oportunidades para ponerse en contacto con él.

Este razonamiento nos lleva al planteamiento general del Centro de Naturaleza: acercar al individuo a la Naturaleza, mostrándole una serie de elementos faunísticos, florísticos y de paisaje, pero dotándole además de unas claves educativas que le permitan interpretar, conocer y sensibilizarse ante dicho medio.

Visitas de público en general

Partimos de la base de que puede resultar atractivo para un sector de la población la visita al Centro de Naturaleza, que acceda a él de manera espontánea y por sus propios medios. Lo cierto que es que nos va a presentar la situación de encontrarnos en el Centro con un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades y procedencias, ante lo cual debemos desarrollar un programa que se ajuste a una norma de estandarización para que resulte ameno y formativo para todo el mundo. Dicho programa se va a articular en este caso, en un recorrido por el Centro de Naturaleza, acompañado de un material didáctico que sirva para ir interpretando lo que se verá u oirá en dicho recorrido. Para que resulte más clarificador, pasamos a continuación a describir la visita del público en general al Centro de Naturaleza

El recorrido tiene una longitud aproximada de 2,5 kilómetros, estando diseñado de forma que pase por todos los Centros de Interés. Esta longitud y el número elevado de Centros de Interés nos hace suponer que quizás algunos de los visitantes se sientan fatigados al cabo de un tiempo; para facilitarles la labor y hacer que dicho recorrido sea accesible, hemos configurado una serie de recorridos intersticiales, atajos y áreas de descanso que permitan al visitante ser él mismo el que elija ver lo que más le apetece, sin que por ello se vea forzado.

Por otro lado, y como antes mencionábamos, por la heterogeneidad de este tipo de visitantes hemos buscado que el itinerario por el Centro de Interés no vaya forzado por un horario ni por una visita guiada. Cada visitante podrá elegir su propio itinerario elaborándose su propio horario y deteniéndose en el Centro de Interés que prefiera. Sin embargo, como apuntábamos al comienzo de este apartado, la intención educativa que nos mueve, hace que dicho recorrido esté perfectamente asistido en su totalidad, independientemente del itinerario que elija el visitante; cuando él accede a cada uno de los Centros de Interés, va a encontrar los elementos explicativos que se han diseñado para que pueda interpretar dicho Centro. Paneles explicativos gráficos, reproducciones, fotos, huellas, rastros, etc permitirán en cada caso enterarse de lo que le rodea. A toda esta información hay que añadir la que ofrecerá el equipo técnico del Centro, que se hallará distribuido a lo largo del recorrido y cuya misión consiste en desarrollar determinados Centros de Interés a la vez que resolver cualquier duda que planteen los visitantes.

Visitas Escolares

A la hora de buscar el destinatario que podría obtener el máximo resultado educativo de acuerdo con las características del Centro, hemos llegado a la conclusión que serian los escolares de 1 año a  16 años:

Primero, porque entendemos que estas edades comportan una gran receptividad ante temas de Naturaleza, mostrando los niños un buen nivel de participación si se acompaña la metodología adecuada; Segundo, por la cohesión temática que existe entre nuestro planteamiento y los programas educativos del Ministerio de Educación.

De acuerdo con estas premisas hemos desarrollado un programa específico para estas edades intentando que sirvan de apoyo a la labor educativa que se imparte en el aula. De esta forma la visita al Centro de Naturaleza se constituirá en un valioso instrumento para mostrar en vivo una serie de elementos que permitan al niño acercarse a la Naturaleza, contemplarla, interpretarla y conocerla mejor.

El programa que hemos elaborado para la visita al Centro de Naturaleza  con los escolares, busca ante todo que dicha visita se convierta por unas horas, en una aventura en la Naturaleza. Queremos huir de la visita tediosa repleta de explicaciones, charlas, lecturas, etc.; pretendemos, por el contrario que sea lo más dinámica posible, de forma que el niño no se vea desbordado por la información que va a ir recibiendo. Así, el juego, las aventuras, las pruebas de habilidad, los ratos libres que se van intercalando, las actividades manipulativas, etc. se configuran a lo largo del recorrido.

Esto explica que los Centros de Interés y de Interpretación por los que el niño irá pasando, sean dinámicos y participativos; el niño, en estos puntos no va a ser un mero espectador, sino que por el contrario, se sentirá un poco protagonista de lo que allí sucede. Igualmente la forma de ir de Centro en Centro, ha sido pensada con las mismas premisas, convirtiendo el recorrido en algo dinámico, inesperado, y así, con todas las actividades de la visita.

Una vez que cada grupo se ha distribuido con su correspondiente monitor, da comienzo el recorrido por el itinerario. Esta visita, como hemos apuntado antes, debe estar marcada por una metodología participativa y amena; así, pretendemos que el monitor establezca una relación cordial con los niños, incentivándoles constantemente aun siendo el motor que ponga en marcha la creatividad y la ilusión por saber más.

 Para que los niños puedan acceder a cada uno de los Centros de Interés, se colocarán en sitios estratégicos una serie de pistas e indicadores que les lleven a ellos de modo investigativo, y les permita ir deduciendo determinados aspectos importantes de los mismos.

En el caso de los Centros de Interés, donde se encuentren animales, procuraremos que los niños accedan a ellos a través de huellas y rastros que simularemos han dejado estos animales. En otros casos será a través de huellas y rastros que simularemos han dejado estos animales.

Objetivos de la visita

La Educación es, sin lugar a dudas, el principal objetivo a cumplir por los Centros de Naturaleza. El personal ha estudiado diversos métodos, adaptables a las características de los diferentes ecosistemas y las personas que los visitan.

Las principales intenciones de este objetivo son:

1.- Mostrar al visitante la importancia ecológica de los ecosistemas donde está ubicado el Centro y su entorno, su paisaje y la flora y fauna que lo puebla. Dotar a niños y adultos de sistemas y facilidades para comprenderlos y estudiarlos.

2.- Acercar al público en general, a los aspectos de la vida silvestre, que de otro modo serían difíciles de alcanzar. Relacionar a los seres humanos con el resto de los habitantes de nuestro suelo. Sólo conociéndolos podremos en un futuro respetarlos.

3.- Desarrollar sistemas educativos que permitan hacer comprensible a niños el funcionamiento de la vida salvaje en el entorno.

4.- Enseñar al visitante adulto a cambiar de mentalidad con respecto a algunos temas relacionados con la Naturaleza. El uso racional de los recursos naturales, el respeto al campo y la necesidad de orientar a sus hijos en este sentido.

5.- Orientar a los educadores de los colegios y entidades culturales en las técnicas de Educación Ambiental.

6.- Evidenciar la importancia del vínculo que une al ser humano con el resto de los seres vivos, y lo imprescindible de estos para la supervivencia del primero.

7.- Difundir los sistemas tradicionales del uso en la tierra y sus costumbres, las cuales, han mantenido el medio casi intacto a lo largo de la historia.

8.- Dirigir al público en general hacia el máximo respecto, cariño y comprensión del campo, los animales y plantas que lo componen.

Metodología:

La programación de las visitas no es una estructura rígida o cerrada, al contrario, se invita a los docentes y particulares de los diferentes colegios o grupos a que indiquen los aspectos en los que se prefiere trabajar durante ellas, adaptando los contenidos y la metodología a las necesidades reales de los diferentes grupos que participen en el programa de visita:

Con el fin de lograr los objetivos anteriormente formulados y siempre teniendo muy presente la forma que desde los sistemas educativos formales (LOGSE, LOCE) se recomienda trabajar la educación ambiental, el equipo de educadores del centro basa su trabajo en una serie de criterios metodológicos:

- El primer paso para poder lograr que nuestros grupos se planteen situaciones nuevas ante el medio ambiente es precisamente dar a conocer, estudiar y disfrutar en la naturaleza, con el fin de conseguir un primer acercamiento afectivo ante las diferentes problemáticas con que se encuentra nuestro patrimonio natural. La finalidad, a largo plazo, sería conseguir la participación y la implicación de los chavales en la problemática ambiental de su entorno.

- En la parte más centrada en educación ambiental se busca trabajar en el medio natural, sobre temáticas del medio y para el medio, buscando el cambio de actitudes en el alumnado para conservarlo y mejorarlo.

- Para reforzar los aspectos más lúdicos, tenemos siempre en cuenta los tres criterios básicos de la pedagogía del ocio y tiempo libre, como son realizar actividades lo más dinámicas, lúdicas y participativas posibles.

- El hecho de poder contar con un mismo grupo durante un periodo mayor de tiempo permite reforzar el trabajo basado en educación en valores, aspecto más difícil de abordar en actividades puntuales (senda o talleres), como venía siendo la dinámica habitual en Cañada Real antes de contar con unas instalaciones estables para poder alojar a nuestros visitantes. De esta forma se puede buscar el equilibrio que permita que los diferentes grupos puedan tener una experiencia de educación ambiental más completa.

- Queremos lograr una experiencia de convivencia en el sentido más amplio del término, intentando que los chavales sean conscientes de que van a compartir unos días o un día con sus compañeros, sus profesores, los monitores del centro, las instalaciones y los animales y el entorno de Cañada Real; trabajando especialmente diferentes aspectos del desarrollo personal y social del alumno, tales como respeto, escucha activa, tolerancia, participación, cooperación, etc.

- Buscamos que mediante las realización de las diferentes actividades (talleres, senda, deportes...) los chavales desarrollen y potencien sus capacidades, tanto las físicas como las basadas en otros aspectos como la imaginación, la creatividad, etc.

- En lo que se refiere a un trabajo más individualizado con los alumnos se busca reforzar su autonomía y autoorganización, tanto de sus pertenencias como de otros aspectos, como el tiempo libre, la toma de decisiones, etc; trabajando igualmente un aspecto tan importante como es su autoestima.

últimas actividades