Los ciervos ya han desmogado.

desmogueEl otoño y el invierno tan secos que hemos tenido han alterado mucho a animales como los ciervos, que han retrasado su celo hasta el punto de que les hemos oído berrear hasta en el mes de marzo, cuando lo normal es que la berrea comienze con las primeras lluvias del otoño y no se prolongue más allá de esta estación.

Sin embargo, la naturaleza termina por imponer su ciclo y con la primavera llega el desmogue. El desmogue no es otra cosa que la pérdida de las cuernas óseas de los machos -recordemos que  las hembras no tienen-. Desde ese mismo momento, el animal empieza a desarrollar nuevas cuernas de tejido cartilaginoso y con riego sanguíneo, cubiertas y protegidas por un epitelio que perderán cuando el cartílago se haya desarrollado completamente y calcificado hasta convertirse en hueso. En ese momento, la cuerna nueva estará en sus mejores condiciones para el combate de los grandes machos, precisamente coincidiendo con el celo y el otoño, cerrándose de esta forma el ciclo.

últimas actividades