Cañada real colabora en el mantenimiento de la cigüeña negra.

Dos ejemplares de cigüeña negra, procedentes del Zoo Botánico de Jerez han ingresado en Cañada Real, que colabora así en el  programa de cría en cautividad (ESB) de esta ave, una de las más amenazadas de la Península Ibérica y considerada en peligro de extinción.

La cigüeña negra cumple una importante función biológica al controlar la población de peces, anfibios, insectos, reptiles, cangrejos y  otras especies propias de los humedales. Es especialmente importante su capacidad de depredación de especies invasoras, como el cangrejo americano. De tamaño algo menor que su pariente, la cigüeña blanca no forma colonias –sólo se agrupan en bandadas para emprender la emigración- y sus parejas aisladas habitan zonas forestales alejadas de la presencia humana. Construye sus nidos en la copa de grandes árboles cercanos a masas de agua, donde buscan alimento.

 Es, junto al águila imperial, una de las dos aves más amenazadas de la Península. Entre los factores principales que determinan su declive están la disminución de las masas forestales, la contaminación de humedales por pesticidas y otros venenos derivados de la actividad industrial,  las colisiones con tendidos eléctricos y aspas de generadores eólicos.

 En 2008 el Zoo Botánico de Jerez consiguió por vez primera en España la cría en cautividad de la cigüeña negra, lo que supone un éxito para el programa ESB coordinado por la Asociación Europea de Zoos y Acuarios. Cañada Real acoge ahora a dos machos inmaduros, descendientes de esa primera puesta, y de esta forma contribuye en el mantenimiento de ejemplares aptos para la cría en cautividad.

últimas actividades